martes, agosto 3, 2021
InicioCoronavirusLa placenta impide transmisión del coronavirus a los bebés en el embarazo

La placenta impide transmisión del coronavirus a los bebés en el embarazo

La placenta sirve como barrera para evitar que la infección llegue hasta el bebé. Sin embargo, puede verse gravemente dañada y afectar al desarrollo normal del neonato.

Un equipo internacional de investigadores reveló que la placenta actúa como barrera protectora contra el coronavirus durante el embarazo. Si bien esta llega a infectarse con SARS-CoV-2, no permite que el virus se transmita hacia el bebé, describe un estudio publicado en la revista The Journal of Clinical Investigation.

Los especialistas agregan que incluso si la madre presenta una infección por coronavirus grave, la placenta actúa como protección.

“Hemos constatado que, aunque el virus puede infectar la placenta, en ningún caso se produjo una transmisión vertical de la madre al recién nacido, lo que apunta a que la placenta puede ser una barrera materno-neonatal eficaz contra el virus”, aseguró el jefe del grupo de Oncología Molecular del VHIO, Paolo Nuciforo.

Para el análisis, los investigadores les hicieron seguimiento clínico, morfológico y molecular a 37 embarazadas que dieron a luz durante la primera ola de la pandemia en Italia. De estas, 21 desarrollaron COVID-19 en ningún caso se encontró evidencia de transmisión vertical.

Pese a eso, describen los autores, cuando la carga viral es alta en la placenta, esta podría verse afectada. No deja de trabajar como barrera protectora para impedir la transmisión al bebé, pero, al presentar daños, afectaría al desarrollo del neonato.

“Nuestras observaciones sugieren que en la placenta grave, el daño inducido por el virus puede ser perjudicial para el recién nacido independientemente de la transmisión vertical”, sostienen.

En esta línea, el director del Programa de Investigación Preclínica y Traslacional del VHIO y coautor del estudio, Joan Seoane, precisó que ocasionalmente el coronavirus puede infectar masivamente a las células de la placenta y determinar su muerte.

Uno de los casos analizados, en el que la madre era positiva al SARS-CoV-2, registró asfixia perinatal que requirió ventilación mecánica y suplementos de oxígeno por algunos días. Además, el bebé también sufrió cuadros de epilepsia y síntomas neurológicos.

Nuciforo explica que estos problemas no fueron ocasionados por una infección de coronavirus, sino porque la placenta se dañó debido a la alta carga viral que recibió.

“El neonato sufre, pero lo hace porque la placenta ya no está funcionando adecuadamente”, dijo.

Estudios anteriores han demostrado que un daño considerable en la placenta, ocasionada por cualquier factor, puede ser perjudicial para el bebé. En el caso del coronavirus, no es la excepción.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular

Comentarios recientes